Blog

Abogados derecho bancario en El Puerto de Santa María

RESUMEN Y CONCLUSIONES STJUE 21-12-16 RETROACTIVIDAD CLAUSULA SUELO

Abogados derecho bancario en El Puerto de Santa María

 

 

RESUMEN Y COMENTARIOS DE LA STJUE DE 21-12-2016 RETROACTIVIDAD TOTAL DE LA CLAUSULA SUELO

 

 

De la sentencia de 20 páginas, tras su estudio y obviando otros aspectos (algunos también importantes, como la obligación del Tribunal de apreciar la abusividad de las cláusulas de oficio, sin necesidad de ser alegado por la parte) hemos extraído las partes o fragmentos más interesantes y que, a nuestro juicio, son el núcleo jurídico más importante donde sustentar la fundamentación que incluiremos ahora en nuestras demandas, como es la retroactividad total de los efectos restitutorios de la nulidad de la cláusula suelo, por falta de transparencia y abusividad.

 

 

 

Comenzamos con el apartado 25 de la sentencia, en el cual el Tribunal hace un planteamiento de la situación actual en España, donde, como sabemos, en base a la STS de 25-3-2015, los efectos retroactivos de la restitución de cantidades se limita a lo pagado de más desde el 9-5-2013.

 

 

 

“25     En  consecuencia,  a  la  luz  de  las  mencionadas  consideraciones,  el Tribunal Supremo, con fundamento en el principio de seguridad jurídica, limitó la eficacia temporal de su sentencia y dispuso que ésta sólo surtiría efectos a partir de la fecha de su publicación, declarando que la nulidad de las   cláusulas   suelo   controvertidas   no   afectaría   a   las   situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni a los pagos ya efectuados antes del 9 de mayo de 2013, de manera que tan sólo deberían restituirse las cantidades indebidamente pagadas, sobre la base de tales cláusulas, con posterioridad a aquella fecha.

 

– Sentencia n.º 139/2015, de 25 de marzo de 2015″

 

Más adelante, en el nº 53, acudiendo a lo dispuesto en el art. 6.1 de la Directiva 93/13 de la UE, se establece que el consumidor debe verse liberado totalmente de una cláusula abusiva. Esta mención es una reiteración, ya que ya ha sido expuesta por el Tribunal de la Unión Europea en otras Resoluciones.

Asimismo, en el apartado 57, ya se instruye a nuestros jueces (y de los otros Estados Miembros) para que aseguren que las cláusulas abusivas no deban producir ningún efecto sobre el consumidor.

 

 

 

 

“53  A tenor del artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13, los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus Derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional.”

“57   Para lograr tal fin, incumbe al juez nacional, pura y simplemente, dejar sin aplicación la cláusula contractual abusiva, a fin de que ésta no produzca efectos vinculantes para el consumidor, sin estar facultado para modificar el contenido de la misma (véase, en este sentido, la sentencia de 14 de junio de 2012, Banco Español de Crédito, C-618/10, EU:C:2012:349, apartado 65).”

 

En los apartados 61, 62 y 66 ya se manifiesta abiertamente que la nulidad debe provocar restablecer la situación a aquélla en la que la cláusula no existe. Y se establece la obligación de los jueces de ordenar la restitución de las cantidades pagadas como consecuencia de la aplicación de tales clausulas.

 

“61   De las consideraciones anteriores resulta que el artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13 debe interpretarse en el sentido de que procede considerar, en principio, que una cláusula contractual declarada abusiva nunca ha existido, de manera que no podrá tener efectos frente al consumidor. Por consiguiente, la declaración judicial del carácter abusivo de tal cláusula debe tener como consecuencia, en principio, el restablecimiento de la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.”

 

 

62  De lo anterior se deduce que la obligación del juez nacional de dejar sin aplicación una cláusula contractual abusiva que imponga el pago de importes que resulten ser cantidades indebidamente pagadas genera, en principio, el correspondiente efecto restitutorio en relación con tales importes.

 

 

66  Por consiguiente, si bien es verdad que corresponde a los Estados miembros, mediante sus respectivos Derechos nacionales, precisar las condiciones con arreglo a las cuales se declare el carácter abusivo de una cláusula contenida en un contrato y se materialicen los efectos jurídicos concretos de tal declaración, no es menos cierto que la declaración del carácter abusivo de la cláusula debe permitir que se restablezca la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido tal cláusula abusiva, concretamente mediante la constitución de un derecho a la restitución de las ventajas obtenidas indebidamente por el profesional en detrimento del consumidor en virtud de la cláusula abusiva.

 

 

 

En los apartados 73 y 74 se critica la postura de nuestro Tribunal Supremo, manifestando que su doctrina, limitando los efectos restitutorios de la nulidad, no protege totalmente al consumidor como debiera. Y ordena a los jueces que NO APLIQUEN LA DOCTRINA DEL TRIBUNAL SUPREMO ESPAÑOL, ya que contradice el Derecho de la Unión Europea. Lo cual creo que deja muy claro y zanjado el asunto.

 

 

 

“73 De lo anterior se deduce que una jurisprudencia nacional ―como la plasmada en la sentencia de 9 de mayo de 2013― relativa a la limitación en el tiempo de los efectos jurídicos derivados de la declaración del carácter abusivo de una cláusula contractual, en virtud del artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13, sólo permite garantizar una protección limitada a los consumidores que hayan celebrado un contrato de préstamo hipotecario que contenga una cláusula suelo con anterioridad a la fecha del pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró dicho carácter abusivo. Así pues, tal protección resulta incompleta e insuficiente y no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de dicha cláusula, en contra de lo que establece el artículo 7, apartado 1, de la citada Directiva (véase, en este sentido, la sentencia de 14 de marzo de 2013, Aziz, C-415/11, EU:C:2013:164, apartado 60).”

 

 

 

“74 En tales circunstancias, dado que para resolver los litigios principales los órganos jurisdiccionales remitentes están vinculados por la interpretación del Derecho de la Unión que lleva a cabo el Tribunal de Justicia, dichos órganos jurisdiccionales deberán abstenerse de aplicar, en el ejercicio de su propia autoridad, la limitación de los efectos en el tiempo que el Tribunal Supremo acordó en la sentencia de 9 de mayo de 2013, puesto que tal limitación no resulta compatible con el Derecho de la Unión (véanse, en este sentido, las sentencias de 5 de octubre de 2010, Elchinov, C-173/09, EU:C:2010:581, apartados 29 a 32; de 19 de abril de 2016, DI, C-441/14, EU:C:2016:278, apartados 33 y 34; de 5 de julio de 2016, Ognyanov, C-614/14, EU:C:2016:514, apartado 36, y de 8 de noviembre de 2016, Ognyanov, C-554/14, EU:C:2016:835, apartados 67 a 70).”

 

 

Y a modo de resumen y conclusión, manifiesta finalmente la Sentencia que nuestra jurisprudencia en el sentido de limitar los efectos retroactivos de la nulidad de la cláusula suelo desde el 9-5-2013, es contradictoria con el art. 6.1 de la Directiva 93/13 de la Unión:

 

“En virtud de todo lo expuesto, el Tribunal de Justicia (Gran Sala) declara:

El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión.”

 

 

EN RESUMEN:

 

1.- Si la cláusulas suelo es nula por abusividad no se debe permitir que despliegue ningún efecto ni que tenga consecuencia alguna, como dispone el art. 6.1 de la Directiva 93/13

 

2.- Si limitamos la retroactividad de los efectos de su nulidad estamos permitiendo que sí tenga consecuencias, a pesar de ser nula, ya que no se devuelven las cantidades pagadas de más hasta el 9-5-2013

 

3.- Es por ello por lo que esa doctrina Jurisprudencial Española que limita estos efectos de la nulidad es equivocada y contradice el Derecho de la Unión.

 

4.- Por todo ello se ordena a nuestros jueces que no apliquen esa doctrina y concedan la retroactividad total.

 

5.- Las sentencias ya firmes que resuelvan sobre las cantidades a devolver no se verán afectadas por esta sentencia, por lo que a nuestro juicio, no cabe reclamar ahora lo pagado de más desde la firma del préstamo si ya nos devolvieron desde Mayo de 2013.

 

6.- Para conseguir la nulidad de la cláusula y que nos devuelvan desde el principio hay que presentar demanda. La devolución no es automática, hay que demandar y conseguir que un juez declare que es nula.

 

7.- Esta sentencia se refiere a consumidores. Los que hayan destinado el préstamo a su actividad empresarial/profesional no se ven afectados por ella. No obstante los no consumidores también pueden pedir la nulidad de la cláusula, pero con otros fundamentos y en determinadas circunstancias.

 

8.- Aconsejamos presentar la reclamación. Si nos remiten la escritura y un recibo reciente de la cuota del préstamo podremos estudiarla sin coste y aconsejar cómo afrontar la situación con las mejores garantías. El buzón de correo es: alejandrozambrano@adhocabogados.es

 

Estoy disponible en el 647-549717

 

 

 

 

Alejandro Zambrano García-Ráez

Abogado

No Comment

1

Post A Comment